/
    LUIS ALONSO 'CHULETA'

    El primer enfoque sobre un "raudense" quisiera dedicárselo a un gran amigo quien, durante toda mi vida, fué una de las personas en Roa que, solamente saludándoles y dándoles un abrazo después de un año o 10 años de ausencia, te hacían "pertenecer" al pueblo, como si nunca hubieras salido.

    Era una gran persona y un gran personaje; pero lo que más destaca en mi mente es el sumo cariño que le tenía a Pilar, su esposa y amor eterno. Esa completa y exclusiva dedicación y amor que sentías cuando estabas cerca a ellos te hacia creer en el amor incondicional entre parejas. Habían encontrado un ingrediente mágico que solamente se le concede a personas muy especiales – aún lo siento en Pilar, cuando recientemente la vi y acompañé al cementerio para darle los buenos días a su querido Luis…Seguía siendo su primaria preocupación que Luis estuviera bien y ella seguía cuidándolo, aún después de haberse ido el…

    Luis de joven venia a Roa desde Peñafiel, para ver, y finalmente conquistar, a su querida Pili Aladro, y se cambiaba de pantalón y se colocaba una corbata tras subir la cuesta del Espolón, pues las calles no estaban asfaltadas y le gustaba estar arreglado y CHULO. Y, como en Roa, todo el mundo tiene y recibe su mote, Luis recibió EL CHULETA.

    Querido, Luis, toda Roa te echa de menos…pero sé que estas en un mundo mejor…Por favor, saluda a mis abuelos y dile a Bernardino que debe sentirse muy orgulloso de su familia, siempre le hemos hecho honra, y en mi caso, siempre lo llevo en mi corazón como ejemplo de mucha dignidad.

    Volveré nuevamente en 2011, para darle un abrazo a Pilar, y acompañarle en unos de sus paseos diarios par hablar contigo y saludarte.

     

    Una Carreterilla

     

    Carta escrita por un hijo, publicada en el libreto de Fiestas de Roa, 2010